banner-Norma Mexicana del Comercio ElectrónicoEl 27 de septiembre del 2018, se dio a conocer la elaboración de la Norma Mexicana sobre E-commerce, proyecto que busca un mecanismo de autorregulación a todos aquellos proveedores que ofrezcan bienes o comercien productos y servicios en medios electrónicos.

Según estudio de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), Estudio sobre Venta Online en México 2019, el crecimiento de los negocios online en México ha sido benéfico; Datos demuestran que nuestro país ofrece grandes tasas de crecimiento para el E-commerce, mostrando que en el año 2017 el 7% de usuarios acudía tiendas online semanalmente y en el 2018 esa cifra subió a 38%, de los cuales un 84% de los métodos de pago fue con tarjeta de débito.

1-Norma Mexicana del Comercio ElectrónicoCon este rápido desarrollo de las ventas por internet no se contaba con reglas que protegieran los derechos de los consumidores en línea, y es por ello que se dio la publicación de esta Norma. El 30 de abril de este año (2019), la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria de vigencia de la nueva norma mexicana (NMX), que establece las disposiciones a las que desde el 1º de mayo están sujetos de acuerdo al Diario Oficial de la Federación:

“Todas aquellas personas físicas o morales que de forma habitual o profesional ofrezcan, comercialicen o vendan bienes, productos o servicios mediante el uso de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología”.

Si bien, esta norma es de carácter “voluntario” para los comercios, es recomendable que sea aplicada con el fin de impulsar el comercio electrónico en nuestro país. Al hacer uso de la norma se establecen estándares de calidad sobre los bienes o servicios ofrecidos, los cuales brindaran mayor confianza y certidumbre a los consumidores, y ayuda a motivarlos a realizar compras por este canal.

Entre los puntos que los comercios deberán atender de la norma son las siguientes:

Por lo que, ya sea una PyME o un gigante de las ventas como Amazon o Walmart, deberán garantizar una protección transparente y efectiva al consumidor y así seguir creciendo el comercio electrónico.