¿El éxito de mi negocio depende de mi situación fiscal?

junio 22, 2022
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La respuesta a esta interrogante es un rotundo sí. El éxito de tu negocio se encuentra relacionado con la situación fiscal en la que operes, pues de ello depende la escalabilidad que puedes alcanzar, las obligaciones fiscales por cumplir, y los beneficios que puedes obtener para capitalizar tu comercio. A fin de comprenderlo mejor, es necesario que comencemos por definir lo que es un régimen fiscal. 

De acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), este término se refiere a un conjunto de derechos y obligaciones a los que se hace acreedora una persona física (ciudadano) o moral (empresa) a partir de desempeñar una actividad económica específica.

Esto quiere decir que tanto un emprendedor como una gran empresa generan derechos y responsabilidades con la autoridad fiscal correspondiente. Por ese motivo, Openpay ha preparado una guía básica que te permitirá identificar las diferencias entre los dos grandes regímenes fiscales: persona moral y persona física.  

  • Persona Moral: Se trata de un grupo de personas (físicas) que se unen bajo una misma razón social para crear una entidad (empresas o compañía) a la que la ley le otorga capacidad jurídica para tener derechos y obligaciones.

Algunos ejemplos de esto son los gobiernos, sindicatos, corporaciones, asociaciones civiles y religiosas, etc. 

  • Persona Física: En términos prácticos, esta categoría agrupa a todos los ciudadanos mexicanos mayores de edad que participan en alguna actividad económica, por lo que el SAT la divide en distintos rubros. Sin embargo, exploraremos solamente el de Personas físicas con actividad empresarial. 
  • Persona Física con Actividad Empresarial:  Se refiere a todas aquellas personas que realizan actividades comerciales, industriales, de autotransporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas. 

En otras palabras, agrupa a quienes tienen un negocio propio sin estar constituidos como personas morales, por ejemplo: talleres mecánicos, restaurantes, fondas, cafeterías, bares, tiendas de abarrotes, escuelas, farmacias, ferreterías, refaccionarias, artesanos, nenis, etc.

Es importante destacar que, si bien se adquieren ciertas obligaciones fiscales al estar constituidos, como son el pago de impuestos o la generación de declaraciones anuales, también se obtienen importantes beneficios, como la misma deducción de impuestos o el acceso a financiamientos para los negocios. 

Asimismo, se cuenta con la posibilidad de mejorar la competitividad al adquirir estas obligaciones y contar con socios de negocio que te permitan consolidar tu comercio, por ejemplo es posible crecer tus ventas hasta en un 25% si incorporas a tu negocio los servicios de procesamiento de pagos para comercio electrónico de Openpay, que se encarga de operar los principales métodos de pago usados por los mexicanos para pagar en línea, cubriendo desde el efectivo, tarjetas de crédito y débito, hasta los puntos de lealtad, tarjetas de vales, CoDi, SPEI, e incluso links de cobro que puedes enviar por correo, redes sociales o WhatsApp.

Este es un hecho que cobra especial relevancia cuando se considera que el comercio electrónico seguirá en crecimiento, alcanzando los 70 millones de compradores en México para 2024.

Por cuestiones de regulación, Openpay puede operar únicamente con personas morales (empresas) y personas físicas con actividad empresarial (emprendedores y negocios) que estén debidamente establecidos ante el SAT, por lo tanto, te invitamos a que te acerques a las oficinas más cercanas de la autoridad fiscal para que comiences la regularización de tu negocio y juntos abramos posibilidades infinitas de crecimiento.   

En caso de que no conozcas la situación fiscal en la que te encuentres tú o tu negocio, te compartimos una breve guía para que puedas revisarlo. 

  1. Ingresa al portal del SAT dando clic aquí.
  2. Dentro del apartado “Persona”, selecciona la opción “Otros Trámites y Servicios” e ingresa en “Genera tu Constancia de Situación Fiscal”
  3. Ahora, es momento de colocar los datos que se te solicitan: RFC, contraseña y e.firma. 
  4. Verifica tus datos y, si son correctos, descarga el documento.
  5. En caso de no conocer tu RFC contraseña o e.firma, es probable que no estés dado de alta en el SAT. 

Para profundizar en la información y conocer tu situación fiscal, te invitamos a consultar los siguientes vínculos: 

https://facturador.microsoftcrmportals.com/knowledgebase/article/KA-01017/es-es 

https://contactaabogado.com/noticias-juridicas/derecho-fiscal/tipos-de-regi-menes-fiscales-1b46/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicaciones Recientes