conversión

Consejos para mejorar la optimización de la tasa de conversión (CRO) de tu ‘ecommerce’

Posted on Actualizado enn

Screen Shot 2017-06-19 at 1.06.40 PM.png

Nadie en el mundo de las ventas digitales entiende su relación con sus productos y los consumidores sin la necesidad de medir, optimizar, cambiar y al fin mejorar el proceso de obtención de ingresos.

Optimización de la tasa de conversión procede del término anglosajón Conversion Rate Optimization (más conocida por su acrónimo CRO). Es tan importante que se ha convertido en una disciplina en sí misma dentro de la comunicación y el marketing online, entre la analítica web y la usabilidad:

  • Conversion: ¿por qué CRO ha dado el salto definitivo del comercio electrónico a otros sectores? Porque no es necesario optimizar sólo para vender productos, también se optimiza para aumentar el volumen de tráfico, mejorar las métricas de compromiso de los usuarios, impulsar los registros, el alta en formularios o boletines… Conseguir objetivos.
  • Optimization: este es posiblemente el concepto clave de esta disciplina. No es un proceso finito en el tiempo, es progresivo, de pequeñas batallas. Es el resultado de cientos de preguntas en busca de una respuesta que mejore el conjunto. ¿Por qué el alta de un registro debe tener tres, cuatro o cinco campos? ¿Qué está provocando problemas en el onboarding de una aplicación? ¿Qué sucede en el carrito de la compra para tener una tasa de conversión tan baja? ¿Cómo deben ser las imágenes de un medio para fomentar la lectura?

Esto pretende ser un listado con algunos consejos interesantes para aquellos usuarios que tengan o quieran tener un ecommerce, aunque algunas de estas prácticas también se pueden aplicar en proyectos digitales de otros sectores:

1.    Mejorar lo que se desconoce es complicado

Esta afirmación parece una obviedad y tal vez lo sea, pero no está demasiado alejada de un problema especialmente común: es difícil introducir cambios en procesos erróneos si no se tiene constancia del ruido o las fricciones en esos procesos. Medir y extraer conclusiones acertadas es el principio de la mejoría. Y el objeto de nuestra medición, atención y obsesión por mejorar debe ser el usuario. Si eres dueño de un comercio electrónico es imprescindible disponer de varias herramientas de analítica web que te acerquen al tipo de usuario de tu proyecto.

2. Mejorar el buscador hasta la extenuación

Cuando una página de comercio electrónico acumula productos, puede llegar a alcanzar un número de referencias muy alto. Las personas que lideran el proyecto pueden tener en la cabeza cada una de esas mercancías y los detalles asociados, pero los clientes no. Tener un buen buscador, con opciones de búsqueda avanzada con distintos filtros (marca, color, tamaño, precio…) puede ser una gran ventaja competitiva y una obligación en cualquier proceso de optimización. Kissmetrics es una herramienta perfecta para medir las búsquedas y los movimientos que se generan después en cada uno de los clientes del ecommerce. Se mide el éxito de la búsqueda o la frustración en caso contrario.

3. Cuidar los procesos de registro y la pasarela de pagos

El registro y los problemas vinculados con la pasarela de pagos suelen ser dos de los motivos esenciales por los que un ecommerce consigue una experiencia de usuario satisfactoria o, en caso contrario, perjudicial para los objetivos de negocio.

Por el lado del registro, una opción interesante es mantenerlo como un requisito opcional, lo que permitiría que el cliente pudiera añadir productos al carrito y finalizar la compra sin necesidad de darse de alta como usuario dentro del ecommerce. Eso sí, eso no quiere decir que no podamos sugerirle cuáles son la ventajas de la suscripción, incluso con elementos de gamificación como cupones descuento o regalos si finalmente se da de alta. Un registro por algo a cambio.

4. Recuperar a los clientes que no convierten

Es probable que, en el proceso de compra, algunos clientes no cumplan con el objetivo de conversión final: que el usuario adquiera uno o varios productos. Es lo que se conoce como tasa de abandono del carrito de la compra en un comercio electrónico. La idea es utilizar herramientas de analítica que faciliten saber dónde y cuándo un cliente abandonó el embudo de conversión y que posibiliten el contacto con esos usuarios para intentar reconducir la compra para cerrar la operación. Estos procesos quedan bajo el paraguas de una actividad llamada remarketing.

  • Un correo electrónico como punto de partida: si en los primeros pasos del embudo de conversión, el usuario nos facilita un correo electrónico de contacto, esto puede ser el principio de un proceso de venta recuperado. Con un email es posible llegar al cliente para cerrar una compra, ofrecerle alternativas similares a mejores precios, regalarle cupones descuento…
  • Propuestas óptimas de servicio al cliente: tener una política de devoluciones o de gastos de envío favorables a los clientes es un punto de partida fantástico para cerrar ventas. Facilita una compra preventiva.
  • Sensación de urgencia como herramienta de conversión: existen algunos recursos eficaces para empujar a los clientes a la conversión. Ofertas por tiempo limitado, indicar niveles de stock bajos, indicar tiempos de entrega de productos muy cortos… Esto es muy habitual en gigantes del comercio electrónico como Amazon o sectores tan potentes como la hotelería.
  • Personalización, personalización, personalización: es necesario personalizar toda la relación entre el comercio electrónico y los clientes, desde los procesos de comunicación con el usuario hasta la propia oferta de productos. Cuanta más personalización, mayor tasa de conversión de venta.

 

https://bbvaopen4u.com/es/actualidad/consejos-para-mejorar-la-optimizacion-de-la-tasa-de-conversion-cro-de-tu-ecommerce

El comercio electrónico tiene que tener un precio justo para el producto.

Posted on Actualizado enn

Quienes comenzamos un negocio estamos, o debemos estar, en constante búsqueda de formas que nos permitan generar más dinero para que sea rentable y nos permita continuar con él, y como opciones, el comercio electrónico es una de las mejores soluciones para hacerlo.

Cuando el negocio tiene su base en el mundo digital, tenemos el principal problema de buscar la forma en la que vamos a convertir a los visitantes o usuarios en consumidores, pues sin ellos nuestro negocio no estaría cumpliendo con el objetivo, que es mantenerlos vivo, pues los ingresos son la base del negocio. Por lo que tener un visitante en nuestro sitio hoy en día ya no es suficiente, hay que empezar a convertir.

Una de las formas que se ha utilizado constantemente para crecer es ofrecer el producto o servicio de forma gratuita por un tiempo, a manera de prueba, y posteriormente comenzar a cobrarlo.

Esto en ocasiones es muy efectivo, pues se le da la oportunidad de terminar de convencer al cliente de que nuestro producto o servicio es lo que realmente necesita, pero también, está demostrado que no es una de las mejores formas de hacer, pues la comunidad puede tomar como engaño este tipo de prácticas, haciéndole percibir que se les está cobrando por algo que para ellos siempre fue gratuito, o al menos así parecía.

 

Uno de los puntos importantes de cuando se hace comercio electrónico, es tener en mente los costos de nuestro producto/servicio, un porcentaje por el uso de la plataforma digital y otro costo para seguir apoyando los canales de comunicación y publicidad, que serán los que nos permitan hacer crecer en el mercado.

Así, finalmente, la única forma de lograr que un negocio sea exitoso por medios electrónicos es trabajando constantemente en comunicar el valor que tiene y la facilidad que estamos dando al mercado para ponerlo en sus manos, y con esto, vamos a poder cobrar lo justo por nuestro producto o servicio sin que el cliente lo perciba como agresivo.