El fraude y su costo financiero en México

El fraude y su costo financiero en México

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

De acuerdo con la revista Alto Nivel, “el sector financiero mexicano tiene una pérdida de aproximadamente 4 veces el valor nominal de cada transacción que estuvo involucrada en un fraude”.

Podemos definir fraude como “un engaño diseñado para obtener un beneficio económico con recursos ajenos o a través de operaciones ilícitas”. En el sector de eCommerce afecta a personas, empresas e instituciones financieras.

Los tipos de fraudes digitales más comunes son:

  • El uso ilegal de información de tarjetas de crédito.
  • Contacto a usuarios de algún servicio, solicitando su información bancaria y haciendo mal uso de ella.
  • Violaciones a la privacidad: robos de identidad.
  • Uso de cuentas para lavado de dinero.

Como consecuencia, consumidores e instituciones sufren pérdidas económicas y ven vulnerado el mayor bien que existe en la relación cliente-empresa: la confianza.

Con los avances tecnológicos, se han ampliado las operaciones financieras en la red, y con ellas las oportunidades para que criminales aprovechen el ciberespacio para beneficio propio. Internet se ha vuelto el objetivo número uno de quienes pretenden realizar un fraude.

El Reporte de México del Estudio LATAM de LexisNexis Risk Solutions 2018 True Cost of Fraud revela que en promedio cuatro de cada diez ataques realizados en contra de transacciones por internet de empresas mexicanas tienen éxito.

Cada fraude cuesta a los negocios más de tres veces su valor nominal, es decir, por cada dólar involucrado en un fraude, las empresas sufren una pérdida económica de 3.39 dólares; y para los bancos o empresas financieras, es aún más costoso, representa 3.8 dólares por cada dólar involucrado en una transacción fraudulenta. Es así como el sector financiero pierde aproximadamente, 4 veces el valor nominal de cada transacción ilegal.

México representa una de las economías más grandes de América Latina y se ha posicionado como líder en comercio electrónico (ecommerce). A medida que aumenta México su economía, también avanza en ventas en líneas, y, por lo tanto, en amenazas fraudulentas. El país ya representa el segundo lugar con mayor índice de ciberataques en la región debido a que es uno de los más lucrativos para los delincuentes informáticos.

Pese a esto, las transacciones en línea no deben ser consideradas como negativas, sino como una oportunidad de crecimiento para que mayor número de la población tenga acceso a servicios bancarios y financieros.

Con la implementación del eCommerce, las empresas han podido aumentar sus ventas y el número de clientes gracias a que se pueden eliminar las barreras geográficas.

Algunas empresas mexicanas no siempre cuentan con seguridad antifraude para combatir cualquier amenaza en línea, no obstante, a medida que avanzan la tecnología, los procesos financieros, se debe trabajar en las regulaciones tanto legales, económicas y tecnológicas dentro del eCommerce.

En conclusión, el costo por transacción fraudulenta en México, es casi 4 veces mayor que su valor nominal para el sector financiero y aproximadamente 3 veces para otras industrias. Y a medida que aumentan las transacciones en línea, aumenta el riesgo de ser víctima de fraude.

A todos los que tienen eCommerce, les recordamos la importancia de reforzar su ciberseguridad, de esta manera protegen su empresa, sus finanzas y refuerzan la confianza de sus clientes al realizar cualquier transacción.

Publicaciones Recientes

Lo que debes saber de la Norma Mexicana del Comercio Electrónico

banner-Norma Mexicana del Comercio ElectrónicoEl 27 de septiembre del 2018, se dio a conocer la elaboración de la Norma Mexicana sobre E-commerce, proyecto que busca un mecanismo de autorregulación a todos aquellos proveedores que ofrezcan bienes o comercien productos y servicios en medios electrónicos.

Según estudio de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), Estudio sobre Venta Online en México 2019, el crecimiento de los negocios online en México ha sido benéfico; Datos demuestran que nuestro país ofrece grandes tasas de crecimiento para el E-commerce, mostrando que en el año 2017 el 7% de usuarios acudía tiendas online semanalmente y en el 2018 esa cifra subió a 38%, de los cuales un 84% de los métodos de pago fue con tarjeta de débito.

1-Norma Mexicana del Comercio ElectrónicoCon este rápido desarrollo de las ventas por internet no se contaba con reglas que protegieran los derechos de los consumidores en línea, y es por ello que se dio la publicación de esta Norma. El 30 de abril de este año (2019), la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria de vigencia de la nueva norma mexicana (NMX), que establece las disposiciones a las que desde el 1º de mayo están sujetos de acuerdo al Diario Oficial de la Federación:

“Todas aquellas personas físicas o morales que de forma habitual o profesional ofrezcan, comercialicen o vendan bienes, productos o servicios mediante el uso de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología”.

Si bien, esta norma es de carácter “voluntario” para los comercios, es recomendable que sea aplicada con el fin de impulsar el comercio electrónico en nuestro país. Al hacer uso de la norma se establecen estándares de calidad sobre los bienes o servicios ofrecidos, los cuales brindaran mayor confianza y certidumbre a los consumidores, y ayuda a motivarlos a realizar compras por este canal.

Entre los puntos que los comercios deberán atender de la norma son las siguientes:

  • Brindar información completa del bien o servicio que se ofrece.2-Norma Mexicana del Comercio Electrónico
  • Términos y condiciones de la relación entre el comercio y el consumidor.
  • Mecanismos de seguridad para proteger las transacciones comerciales entre el comercio y el cliente final.
  • Protección y confidencialidad de datos personales de los usuarios.
  • Mecanismos de pago y entrega claros.
  • Mecanismos para presentar aclaraciones, cancelaciones, quejas y devoluciones.

Por lo que, ya sea una PyME o un gigante de las ventas como Amazon o Walmart, deberán garantizar una protección transparente y efectiva al consumidor y así seguir creciendo el comercio electrónico.